Gafas violetas · Para escritores · recursos · reflexiones · Videojuegos

Sexualización para dummies. Qué es y cómo detectarla

¡Hola, cónyuge de la aventura!

Esta entrada es larga, así que acomódate donde quiera que estés.

Escribí este post allá por el 2017, para mi antiguo blog, y decidí rescatarla porque me parece que puede resultar útil para algunas personas. Os pongo en contexto; viajemos al la última semana de abril del 2017, ¿qué nos dice la Rea del pasado?:

«Hace unas semanas se debatía en Twitter la más que evidente sexualización de Quiet, personaje femenino del Metal Gear Solid V. Durante esos días leí muchos comentarios justificando su sexualización (alegando que su vestimenta se debe a que respira por la piel o que tenía muy buen trasfondo) o simplemente negándola. Lo cual me llevó a pensar que hay mucha gente que no sabe o no entiende que es esto de la sexualización. Y no me extraña, ya que es algo muy normalizado, algo que vemos cada día y por ello llegamos a verlo como algo normal, incapaz de señalarse, a pesar de que en el caso de las mujeres salte a la vista. Voy a tratar de explicar este fenómeno de la forma más sencilla posible para que lo entiendas y puedas reconocerlo, por lo menos en los casos más notorios.

¿Qué es sexualizar?

Como primer punto me gustaría destacar que sexualizar no es tan simple como una mujer con poca ropa o fotos culos y tetas. No. Es mucho más: una serie de características y comportamientos (vinculadas a los roles de género) que incluye desde expresiones faciales, poses (muy artificiales) y encuadres de cámara o descripciones con el objeto de despertar algún tipo de deseo de carácter sexual en el espectador. Pero vamos a empezar por lo más sencillo: el cuerpo, las poses y los encuadres.

En algunos videojuegos, como es el caso de Dead or Alive, Soul Calibur o Rumble Roses no hace falta ser muy avispada/o para darse cuenta de dónde está la sexualización. El problema no es la falta de ropa o que tenga más o menos pecho (hay pechos de casi todos los tamaños y formas), el problema es la importancia y/o protagonismo que se les da por encima del propio personaje. Esas situaciones en las que estás viendo una escena en la que lo único que quieres es cubrirte la cara por la vergüenza ajena que te produce.

En serio, ¿a quién le pareció buena idea?

Los ejemplos de las imágenes creo que se entienden muy bien, aunque hay un truco muy efectivo, y es cambiar estas poses, gestos o situaciones por un hombre. Poniendo un a hombre en lugar de la mujer te das cuenta de lo absurdo de estas prácticas, de que son comportamientos o actitudes que no se darían de forma natural en alguien, sino que son meras fantasías masculinas.


Escena original:

Misma escena con un hombre:

¿A alguien le sorprende la cara de incomodidad de Steve? ¿Por qué las mujeres del cómic tienen todas problemas posturales de espalda? ¿Y por qué no hay planos explícitos e intencionados de culos masculinos?

Este vídeo habla, entre otras cosas, de la importancia de la cámara, y es maravilloso.

Ahora es el turno de las expresiones faciales, los cánones de belleza y los roles de genero; porque sí, van cogidos de la mano (al igual que la publicad. Lo creáis o no influye mucho en nuestra percepción, pero ese es otro tema).

Cánones y género

Todas/os sabemos que en la sociedad existen ciertos cánones, una apariencia aceptable que terceras personas te imponen para ser… pues eso, aceptada/o por la mayoría, ser una persona digna o yo qué sé. También sabemos perfectamente cuales son (en el caso de la mujer, ya que para el hombre existe una mayor variedad y son menos rígidos).

Por otro lado, los roles de genero es aquello que te enseñan desde pequeña/o según hayas nacido con pene o vagina: los niños no lloran, las niñas tienen que ser modositas, los niños son aventureros, las niñas princesas sonrientes, cuidadoras… (aunque ojito, porque al mismo tiempo somos arpías despiadadas; increíble). Sobra decir que no todas/os nos sentimos identificadas/os con esto. De hecho me cuesta creer que alguien se identifique o quiera identificarse con nada de esto, pero de nuevo, ese es otro tema.

En resumen: el genero no es más que una serie de comportamientos y actitudes que se asocia a un sexo u otro.

¿Qué tiene que ver todo esto con la sexualización?

Piensa en cualquier protagonista femenina de película, serie o videojuego. Ahora dime: ¿recuerdas algún momento en el que haya dejado de ser perfecta y estúpidamente hermosa? ¿Alguna vez se le deformó en rostro por dolor, ira o golpes? Porque ni siquiera Katniss Everdeen, de Los Juegos del Hambre, (SPOILER) a la cual en el último libro una explosión le quema parte de la cara y el pelo (FIN SPOILER) deja de ser perfecta en la adaptación cinematográfica. ¿Por qué? Porque las mujeres estamos obligadas a ser guapas; esto es así, no hay vuelta de tuerca (podría poner ejemplos del día a día, pero sería ampliar la entrada de forma innecesaria, cualquier mujer sabe de lo que hablo). Es nuestra prisión particular, y todo este imaginario masculino no hace más que reforzarla.

Cuando conocí a Serah, en el Dragon Age Inquisition, había algo en ella que no me cuadraba: algo en su cara, para ser exactos. ¿Y qué era? ¡Pues que no cumple los cánones! Hace muecas cuando habla, tiene ojeras, arrugas y habla raro; muy raro, y mal (porque una mujer atractiva tampoco pueden hablar de cualquier modo). Otro ejemplo en el mismo juego es Cassandra, de la cual mi primo dijo que era «maja pero muy marimacho». Marimacho porque tiene mandíbula cuadrada, un par de cicatrices en la cara y, supongo que también, porque usa espada, armadura y escudo. Salvo por el tema de vestir armadura es una tía de lo más normal, una mujer realista que en nuestro mundo podría ser guardia de seguridad y en su casa pasarse las tardes leyendo a Jane Austen con una copita de vino en la mesa. Pero es una mujer diferente a lo que acostumbramos a ver en ficción o en los medios, y eso ya la invalida para las fantasías masculinas.

Serah y Cassandra, respectivamente

Que la mujer en los medios audiovisuales siempre sea hermosa y acorde al canon tiene un propósito claro y es ser objeto de deseo para el público masculino. Dado que en nuestra cultura (y en muchas otras) tradicionalmente la máxima aspiración de una chica es encontrar pareja, provocan la necesidad de alcanzar ese canon en nosotras (y sí, ya sé que estoy generalizando, no a todos los chicos les gusta la sexualización o este tipo de mujeres ni todas las mujeres queremos ser modelos. Gracias).

Entonces… ¿qué?

Con esto no estoy diciendo que TODOS los personajes sexualizados sean malos o que te tengas que sentir culpable por que te guste alguno; en absoluto: en mi caso, Lara Croft me parece un personaje femenino increíble, pero eso no quita que esté sexualizada y diseñada para un público masculino. De hecho los primeros concept art del personaje se desecharon por ser una mujer demasiado «salvaje»: ¿Lara sujetando cabezas sangrantes recién arrancadas por los pelos? Nunca se vio tal cosa, no es atractivo. Aún así, es una mujer con control sobre sí misma, al igual que Bayoneta. No es lo ideal, pero se agradece que no sean lámparas sexis. Esto no ocurrió a la hora de diseñar a Aloy y por la que hubo un gran revuelo porque, según muchos, es fea; o excusas tan pobres como que no podían meterse en el juego y sentirse identificados si la protagonista era una mujer. Pero oye, con alienígenas, elfos, dinosaurios o la propia Bayoneta no tienen ese problema, por no hablar de que nosotras nos hemos pasado años jugando con personajes masculinos el 99% del tiempo. Aloy está mucho más cerca de parecerse a una mujer real y no a un estereotipo, por eso fue rechazada por gran parte de la comunidad gamer.

Incluso en el remake, donde lo pasa mal constantemente, Lara no pierde la carita de ángel que le dieron en el rediseño.

Y esta es Aloy, la «fea». ¿Notáis la diferencia?

En la literatura tenemos ejemplos de mujeres bellas y perfectas, sexis y peligrosas, descritas como sacos de virtudes, senos voluptuosos, cinturas finas y andares sinuosos como las curvas de un río. Descripciones que las hacen parecer más un premio para el protagonista que un individuo en sí mismo. Lo peor es que dentro de la trama el papel de esta mujer suele ser, para sorpresa de nadie, el interés romántico del protagonista o un polvo para desfogarse, porque hay que aprovechar que está lejos de su mujer (la de libros que he tenido que leer para clase que seguían esta dinámica. Libros serios y de calidad MT escritos por señoros).

Ojo, no digo que esté mal describir a los personajes de este modo. La novela erótica, por ejemplo, bebe de estas descripciones en determinados momentos, o incluso lo hace de manera más sutil, porque su magia está en hacerte imaginar sin mostrarte nada concreto, como una especie de juego. Al menos hasta que se ponen al tema. Pero describir a tu personaje femenino de este modo, de buenas a primeras, en una novela ¿policiaca? ¿histórica? ¿bélica? Disculpe, señor, pero se le ve mucho el plumero.

La sexualización masculina y la fantasía de poder

La sexualización de personajes masculinos también existe, es una realidad; no es ni la mitad, pero se asoma de vez en cuando, actualmente mucho más gracias a animes como Yuri on Ice, Free o cualquier yaoi o juego otome. Aunque son poses y actitudes mucho más dignas que las que nos imponen a nosotras, no dejan de tener un intencionalidad. Es curioso como nuestras cabecitas sufren algún tipo de choque al ver este tipo de escenas por la falta de costumbre, pueden llegar a parecernos incluso ridículas, pero aceptamos las femeninas con total naturalidad. Una amiga me confesó que, viendo Yuri on Ice con una amiga, ésta se había sorprendido muchísimo al ver un primer plano del culo de un protagonista.

Evidentemente, un personaje masculino de la media te puede parecer más o menos atractivo, pero eso no quiere decir que esté diseñado para ello, sino para que el jugador masculino se refleje en él, independientemente del parecido que tengáis, igual que cualquier avatar. Por ello, este protagonista masculino cuenta siempre con una serie de características propias de cualquier machote: blanco, hetero, de mediana edad y aspecto más o menos desaliñado y, normalmente, con una personalidad un poco rancia o sarcástica (fuerza física, tenacidad, astucia, ingenio, en ocasiones un seductor que derrocha testosterona…).

El protagonista estándar del juego triple A, porque para vivir aventuras hay que ser un señor blanco hetero.

Lo que diferencia a estos hombres es su diseño, actitud y el trato que reciben por parte de la cámara, algo que se explica muy bien el en vídeo que os dejé más arriba sobre la sexualización en el anime o el de la publicidad. En todos mis años de jugadora (desde que puedo coger un mando) no he visto una sola escena en el que le dedique un plano al fantástico cuerpo del protagonista para mi gozo y disfrute. Por mucho que Kratos o Dante vayan descamisados y por muy atractivos que puedan resultar, el personaje no está diseñado para eso, si no para decir «mira como molo» (fantasía de poder); solo hay que ver las imágenes promocionales: planos contrapicados y él mirándonos con una media sonrisa jocosa desde su situación de poder (los planos contrapicados «dan poder», mientras que los picados lo hacen «vulnerable»: la magia del lenguaje audiovisual).

Por eso Aloy está tan bien en esta imagen, porque le da poderío, al igual que a Dante. Aunque él no lleve camiseta su pose es de poder, no de querer seducirnos con sus encantos, ni con una cámara indiscreta que capta la atención de un punto concreto en su entrepierna, como vimos al principio.

Y esto, de manera poco sutil, serían hombres sexualizados. Lo siento, no sé de quienes son los fan art. Si alguien lo sabe que me lo deje en comentarios por favor.

En la mayoría de los casos, a menos que se traten de serie del estilo Yuri on Ice o juegos otome, este tipo de situaciones solo las encontramos en fanarts. En muchas otras la figura del hombre aparece como un «conquistador» (que más que atraer normalmente da miedo) y no lo relega de su situación de poder y dominación; a veces creados por mujeres como una fantasía y otras por hombres que creen saber lo que les gusta a las mujeres; pues, como ya he dicho, las características que se le agregan a estos personajes a la hora de ser sexualizados se basan en los roles de género y estereotipos.

Hasta aquí esta guía básica sobre la sexualización. Espero que os haya sido útil y os haga pensar sobre esto o entenderlo un poco mejor, así como mirar las cosas con un ojo más crítico y analítico. Espero no haberme dejado nada atrás y, si tenéis alguna duda, no dudéis en preguntar, haré lo que pueda para disiparlas».

Y de regalo… el culo que traumatizó a mi amiga.

Gracias, Rea del pasado, has hecho un trabajo excelente. Gracias también a la maravillosa Bukku Qui (que ha desaparecido de internet gracias a las olas de acoso misóginas, igual que mi querida Srta Vivi) y a The Hawkeye iniciative por redibujar las escenas de los cómics.


 ¡Si te ha gustado la entrada, compártela en redes,
deja un comentario o invítame a un café
para que pueda seguir creando más contenido!

Entradas relacionadas:

5 respuestas a “Sexualización para dummies. Qué es y cómo detectarla

  1. El 67% del tráfico y las búsquedas en Internet están relacionadas con la pornografía, de es total el 80% es pornografía femenina. Es decir, porno de mujeres haciendo de todo. Ergo, Internet es, en su inmensa mayoría, mujeres haciendo porno. Y sin embargo, vosotras las «feministas», os centráis en los videojuegos, donde el 2% de los títulos AAA están sexualizados. ¿Por qué no dejáis de dar por culo con la censura en sectores marginales y os centráis en problemas reales? ¿Qué más da que una tía enseñe el escote en un videojuego si hay mujeres haciendo hard porn a golpe de un click?

    ¿Sabéis que detesto del feminismo moderno? Que sois muy valientes criticando a cuatro frikis gamers, pero no movéis un dedo para prohibir los burkas o las lapidaciones. Os centráis en nichos marginales y personas débiles, porque sabéis que no van a oponer mucha resistencia. Os han adoctrinado desde la izquierda para hacerles la agenda, cuando el feminismo real no trata de censurar píxeles en un videojuego. Es patético.

    Se nota que eres joven y te han comido mucho el coco con demagogia barata. Déjame hacerte un favor y avisarte: te están manipulando para desviar tu atención hacia temas absurdos y nimios, mientras los problemas reales siguen ahí, impunes. Deja ya de dorarle tanto la píldora a la izmierda y ten un poco de pensamiento propio.

    Le gusta a 1 persona

    1. Mmm… Al juzgar por tu reacción he tocado donde te duele. Ahora es tu turno de revisarte.

      Gracias por tu tiempo y que pases un buen día.

      P.D: Infórmate un poco más sobre el movimiento feminista porque eso que has dicho de que no nos preocupamos por la pornografía o de la opresión que sufren las mujeres musulmanas denota tu falta de interés y te deja en muy mal lugar. Pero claro, supongo que es mucho más cómodo criticar a una tía random por hablar de una problemática que, si te hubieses leído el artículo, te habrías dado cuenta de que no me refiero solo al sector de los videojuegos.

      Besis~~

      Me gusta

  2. Este es un tema difícil de combatir. Lo usan para atraer a mentes masculinas muy sencillas y simples para que entren en, compren, etc… No estoy diciendo que no me atraiga la belleza femenina, pero estas cosas son insultarnos. Nos hacen tontos, la verdad.
    Rea, este tema es muy interesante, pero, personalmente, el que me parecería la leche es como evitar estas cosas al crear literatura. ¿Tienes un post sobre eso? Si lo tienes, me lanzaré sobre el cual gato sobre bola de lana.
    Muchas gracias y un abrazo!

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola David. Tengo pendiente hacer uno adaptado a la literatura, aunque en este post ya menciono algunos datos, como no fijarse innecesariamente en el escote o describir a cada paso el zarandeo de las caderas, quizás sí sería interesante escribir uno más específico.

      Gracias por comentar.

      Le gusta a 1 persona

      1. Si, me he fijado en los detalles que mencionas en este post y he tomado buena nota.
        Es que tengo casi escrita una novela y dos de las protagonistas principales son una niña de ocho años y una moura (en Asturias xana, una ninfa acuatica) y lo quiero hacer bien, porque además la moura es una belleza (son así por mitología).
        Yo creo que hacer un post específico de «como no sexualizar al escribir una novela» te quedaría muy bien, al ser escritora y feminista. Me refiero al feminismo bueno, al que quiere acabar con estas cosas, o, por lo menos, sacarlas a la luz.
        Me gusta como escribes, se te nota la furia por debajo, pero no pierdes las formas.
        Muchas gracias, Rea. Un abrazo.

        Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s