reseñas

Reseña: «Diarios de la noche. Lucifer», de H. M. García Rilo

¡Hola, cónyuge de la aventura!

Quizás hayas notado que las entradas semanales del blog son un poco discontinuas, y es que crear contenido para Instagram, corregir una novela, hacer las ilustraciones y participar en un reto de dibujo mientras intento hacer vida, buscar trabajo y reservar algo de tiempo de ocio para lecturas y videojuegos no es tan fácil como parece. En realidad lo único que quiero es dormir tres días seguidos, pero me parece que no podrá ser hasta que la novela esté en la imprenta.

Una vez expuestas mis excusas vamos a la importante, la reseña de esta inesperada y desconocida novela. Con suerte consigo que a alguien le llame la atención y le de una oportunidad.

Título: Diarios de la noche, Lucifer
Autora: H. M. García Rilo
Género: Fantasía oscura
Año: 2019
Número de páginas: 541
Formatos: tapa blanda y ebook (mobi). También puedes conseguir un ejemplar dedicado aquí.
Precio: 17,08€ ; 5,00€
Sinopsis: «—¿Qué tal estás? —preguntó.
—Obviamente, estoy de maravilla —respondí, irónico, conteniéndome para no pegarle—. Mi alma es un fragmento de la de Lucifer y tengo que jugar a un maldito juego a muerte organizado por un demonio. Si pierdo alguna lucha contra los otros trozos, muero y me absorben, pero si acabo ganando, desapareceré y Lucifer volverá.

Necesitaba un milagro para librarme de esta y Dios no parecía estar por la labor de ayudarme».

Diarios de la noche, Lucifer, es la primera novela de H. M. García Rilo, más conocida como Aanata en su canal de YouTube, Humor Pagano.

Ambientada en la España de 1995, la historia nos presenta a un joven llamado Aarón, al que todo le viene grande. No solo por ser un retaco, sino porque se verá obligado a formar parte de un plan que no entiende y trastocará su vida entera. Secuestrado, encerrado y torturado; Aaron intentará confiar en los demás para zafarse de su situación, y aunque todas sus tentativas por librarse de los chupasangre no tengan el resultado esperado, podría haber sido peor… ¿no? En todo caso, la pequeña «morada» en la que está encerrado y sus carceleros no serán el mayor de sus problemas.

Cuando empecé a leer la novela no podía dejar de preguntarme qué tenía qué ver todo lo que estaba pasando con la sinopsis, y es que no es hasta la mitad del libro —y el final—, cuando llegan las respuestas. Durante todo el libro la autora va dejando pistas y pequeños detalles que te hacen cavilar, sospechar y dudar. El protagonista se come la cabeza y tú lo haces con él, y ese es uno de los aspectos que más me ha gustado del libro —sobre todo por la satisfacción de hacer acertado en la mayoría de mis predicciones—. Lo malo es que cuando llegan las respuestas ya tienes muchas más preguntas, teorías y expectativas. El final queda totalmente abierto, así que espero que la autora me de lo que quiero en la segunda parte. Al menos una pequeña dosis.

Entre todo el drama sobrenatural que vive Aarón también hay tiempo para dejar caer algún chiste y alguna que otra escena incómoda con un desenlace… inesperado. La verdad es que, a pesar de ser «largo», y a excepción de algún fragmento o capítulo puntual, la historia se hace amena y se lee rápido; los chistes malos y el shippeo interno que te puedes llegar a montar —si eres de las mías— amenizan mucho la narración, aunque debo confesar que los primeros capítulos se van un poco por las ramas y no acabo de encontrar la relación en algunas cosas; creo que algunos de esos detalles podrían haberse mostrado de otro modo y ahorrar páginas. Descontando eso, creo que todas las piezas que nos muestra Rilo a lo largo de la novela encajan muy bien.

Siguiendo con los puntos positivos he de decir que hay dos personajes LGBT confirmados —por eso es importante leerse las anotaciones en este libro—, a pesar de que la autora no nos dice —aunque sí se insinúa— quienes son, todavía no se han mostrado abiertamente como tal. Imagino que en el segundo libro sí lo harán. A demás y ¡ojo! que esto no suele pasar, tenemos representación asexual y dos de los personajes principales pertenecen a una minoría, una de ellas racializada.

Las relaciones que se dan entre los personajes son… turbias. Si esperas un libro con algún romance tóxico que te intentan hacer pasar por idílico no lo vas a encontrar aquí, pero tampoco vas a encontrar una relación que te gustaría mantener. Llega un punto en el que ya no sabes si fiarte de alguien o no, que los mismos que ayudan a Aarón a la vez lo maltratan y todo se convierte en un «a ver quien lo jode esta vez». Si es que no me extraña que el chaval no pueda ni tomar decisiones cuando tiene que dar gracias de que alguien le pegue porque sino otra persona le pegará más fuerte. En serio, la gente aquí está muy tocada de la cabeza y todos se mueven en una escala de grises muy difusa; lo cual es muy bueno para los personajes. Aunque Aarón duda de las intenciones de quienes le rodea y otras veces llega a confiar e incluso sentir compasión por sus circunstancias —si es que es un cacho de pan—, la autora no nos lo vende como algo bonito.

Dejo este gif de Crepúsculo para amenizar la pausa, que a demás a la autora le encanta la saga *guiño, guiño*

Ahora voy a hablar un poco de lo que para mí son los puntos más flojos.

Como ya dije antes, creo que los primeros capítulos contextualizan mucho y la historia tarda en arrancar, a parte de que hay momentos en lo que se descubren ciertas cosas no muy normales y el protagonista no parece sorprenderse.

Aarón, aunque me cae muy bien y quiero darle un abrazo, siento no evoluciona en todo el libro. Es el mismo al principio y al final: pasivo, se deja zarandear de un lado a otro y su fuerza de voluntad merma más que crece a lo largo de la historia. Esto último se justifica por la compleja situación que vive, pero a partir de cierto punto la historia pide un poco de chicha por su parte; chicha que nunca llega —y él mismo lo dice, lo cual me parece un puntazo—. Esto en realidad es bueno o malo según la perspectiva con la que se vea. Lo hace muy humano, pero también un poco aburrido; en especial porque se la pasa entre desmayos y siestas repentinas. Si no eres menor te animo a tomar un chupito por cada desmayo; y si eres menor o no te va el alcohol toma un chupito de agua, así al menos te hidratas.

La novela podría dividirse en dos parte bien diferenciadas, ya que, aunque algunos detalles mencionados en la primera parte son importantes para hilar con la segunda, la dinámica, el ambiente… todo cambia radicalmente, al punto de que parecen dos historias distintas. Por no mencionar que el inicio de esta segunda parte se hace muuuy confuso y eso me sacó un poco de la historia. Necesité como ocho capítulos para volver a sumergirme en ella.

Otro punto negativo es la escasa representación femenina que hay en el libro. A penas cuatro mujeres, dos desaparecen y una ni siquiera habla —no porque sea muda, que no lo sé, sino porque solo se la ve una vez desde una ventana—. En uno de los capítulos finales aparecen dos más que imagino serán relevantes en la segunda parte. Esta ausencia de mujeres tinta la novela de un carácter muy homoerótico que, aunque se agradece, siempre me gusta que haya un buen plantel de personajes femeninos con nombre propio que no se limitan a ser madre, esposa, hermana o interés amoroso de.

Terror, humor, misterio, salseo… Criaturas sobrenaturales. No pasa el test de bechdel y el protagonista —aunque muy majo y humano— es una especie de mochila que cada uno lleva a donde le conviene, pero tiene un planteamiento original, personajes complejos y una narración que por momentos parece que hablases con el protagonista para hacerte cómplice de sus teorías. Si te apetece leer fantasía urbana con vampiros y la clásica lucha del bien contra el mal con un resultado diferente, te lo recomiendo.

H. M. García Rilo

***

***

Instagram
Goodreads
Canal de YouTube Humor Pagano

***

***

***


¡Si te ha gustado la entrada, compártela en redes,
deja un comentario o invítame a un café
para que pueda seguir creando más contenido!

Entradas relacionadas:

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s