Gafas violetas · reflexiones · storytime

Magical Girls, Sailor Moon y las «cosas de chicas»

«Cosas de chicas», entre muchas comillas.

¡Muy buenas cónyuge de la aventura!

Espero que todo te vaya genial, de verdad que sí, porque últimamente todo son malas noticias y me gustaría saber que hay gente buena disfrutando de la vida.

No recuerdo qué estaba haciendo cuando me vino esta reflexión a la cabeza y tuve que abalanzarme sobre el móvil para anotarla, pero espero que disfrutes de esta entrada.

Pero primero…

¿Qué es una magical girl?

Si no eres otaku o no tuviste un pasado oscuro en el que huías de las duchas, quizás no te suene demasiado este término.

Una magical girl o chica mágica es, en esencia, un personaje femenino, típico del shojô (manga para chicas jóvenes) que tiene poderes y objetos mágicos que utiliza para luchar contra las fuerzas del mal. No es exactamente una maga y tienen una estética muy concreta, con un traje mágico que de algún modo amplifica o le otorga sus poderes.

Algunos ejemplos de series de chicas mágicas son: Madoka magica, Cardcaptor Sakura, Cutie Honey, Weding Peach, Pichi, pichi, pitch, Kamikaze Kaito Jean, Tokyo Mew Mew, Pretty Cure y, por supuesto, Sailor Moon.

Ejemplos occidentales serían los comics de W.I.T.C.H o las series Winx Club y Miraculous Ladybug.

*

¿Por qué voy a darte la turra con las magical girls?

Aparte de porque es un subgénero que me fascina, creo de verdad que mas magical girl son un faro de luz en un mundo oscuro y hostil para cualquier niña. Me explico.

Reviviendo mi época de niña escuálida y paliducha (igual que ahora, pero en chiquito), recuerdo haber vivido una burla constante, tanto por ser una niña repipi demasiado femenina, como por ser una marimacho, porque yo siempre he sido persona de contrastes.

El caso es que, no importaba en qué lado de la balanza estuviera, fuera en los extremos o equilibrado, nunca estaba bien y el mundo me lo hacía saber.

Si me gustaba jugar a lo bruto, trepar árboles y los videojuegos de peleas: mal, porque no me estaba comportando como una niña (hola, era justo lo que hacía). Si me gustaba pintarme las uñas, jugar con Barbies, los vestidos de princesas y llevar el pelo largo: mal, porque eso es de niñas y las cosas de niñas no molan.

No importa lo que una niña haga en nuestra sociedad, nunca será lo suficientemente buena, nunca podrá encontrar ese equilibrio entre ser interesante y la feminidad, porque existe la creencia de que una mujer femenina no puede ser interesante (porque las cosas asociadas a mujeres no lo son, dicen). Sin embargo, si se interesa por cosas típicamente masculinas se la pone en duda constantemente, se cree que lo hace por agradar a los hombres o directamente se la trata con burla por ser demasiado masculina.

Y así siempre.

*

1. Las «cosas de chicas» importan

Quiero aclarar que no he venido aquí para defender en género, ¡las diosas me libren!, pero sí que creo que es importante ser realistas y consecuentes con la sociedad en la que vivimos, una que a niveles generales desprecia todo lo relacionado con la mujer, ya sea una relación natural o artificial.

Las magical girls ponen el valor las «cosas de chicas», elementos (y o actitudes) tradicionalmente femeninos que siempre han estado relegados y sido objeto de burla. Si a un niño le gustan las «cosas de chicas» es un chiste, si a una chica le gusta algo típicamente femenino se la menosprecia a ella y aquello que le gusta.

Sailor moon salva al mundo con una polvera, broches, diademas, joyas y las uñas pintadas (y los guantes puestos, porque nunca hay suficiente derroche). Entonces, cuando en el colegio venía el típico payaso a reírse de ti por tener las uñas pintadas y ser una repipi, tu te veías capaz de calzarle cuatro hostias a ese imbécil que tiene la desfachatez de burlarse de algo que te gusta y te hace feliz (por los motivos que sean).

Teniendo en cuenta el mundo en el que vivimos y el modo en el que se nos coacción para adoptar ciertos comportamientos y gustos, me parece estupendo que haya algo que te recuerde que si eres una repipi también puedes hacer grandes cosas y pelearte con los malos. Que te recuerden que no está mal ser una payasa, llorar, enamorarse, enfadarse y, en general, tener sentimientos, porque es algo natural.

Y sí, me encanta ver personaje femeninos diferentes, más rudos, algo bastas, con ropa adecuada a sus aventuras… Pero también me gusta el brilli, brilli, los colores pastel y los vestidos bonitos, y nada de eso tiene por qué ser poco cool o un impedimento para ser la heroína que salva el día (o tener otros intereses).

*

2. Eres una reina

Las magical girls tienen cetros porque son unas reinas. Para reforzar esta idea, cuanto más poderosas son, más estrafalario y pomposo es su vestido, como la realeza francesa. Y sí, es probable que alguna chica mágica haya perdido la cabeza, literalmente.

Por supuesto que pueden despeinarse y acabar con el traje mágico destrozado. Lo interesante es que esto es que puede darles exactamente igual o puede actuar como un power up. Recordemos que Sailor Moon salva la galaxia desnuda, porque es tan poderosa que sentirse vulnerable en todos los sentidos no es un problema.

*

3. Los sentimientos y los sueños importan

Las series de chicas mágicas suelen tener un punto en común a parte de los trajes guais y es que hablan de sentimientos. Algo que todos tenemos. Y no solo es que hablen de ellos, es que toda la serie puede girar en torno a ellos.

No los ocultan, no los reprimen y en caso de hacerlo las cosas no acabarán bien. No importa que sea tristeza, ira o amor, los sentimientos siempre son la fortaleza de las magical girls y los positivos son especialmente poderosos, por eso las protagonistas suelen ser optimistas y aman a lo grande, es lo que las mantiene en pie.

Lo mismo ocurre con los sueños. Los sueños son otra fuente de poder para las magical gils. Muchas veces, estos sueños entran en conflicto con sus responsabilidades como guerreras mágicas o son lo que desencadena el origen de los poderes. Drama asegurado.

*

4. Amistad y apoyo entre chicas

Cuando hablo de amor no me refiero solo al amor de pareja. En las historias de chicas mágicas, si bien es raro no encontrarnos con una buena dosis de amor pasteloso (no voy a fingir que no los disfruto), la amistad entre las chicas del grupo y el apoyo que se dan entre ellas es lo más importante.

*

5. Representación LGBT

No siempre tan clara como nos gustaría, pero si has visto alguna serie de chicas mágicas seguro has llegado a la conclusión de que más de un personaje hetero no es.

Algunos ejemplos: Utena y Anthy (Utena), Tomoyo y Syaoran (Cardcaptor Sakura), Michiru y Haruka, Seiya, Minako y Rei (Sailor Moon), Homura (Madoka Magica), Rose y Juleka (Miraculous Ladybug)

*

Creo que esto es todo lo que tenía que decir sobre este tema. Ha sido una entrada un poco rara, lo sé, pero me apetecía compartirlo contigo y conocer tu opinión al respecto.

Ya que estoy, en el improbable caso de que alguien de la TVG lea esto, aprovecho para exigir el anime clásico de Sailor Moon (Guerreira Lua) de vuelta y el doblaje en gallego de Sailor Moon Crystal, serie y películas. ¡Ala! Queda dicho.

Muchas gracias por tu tiempo. ¡Nos leemos en la próxima entrada!

Aquí te dejo el vídeo del podcast por si prefieres escuchar el audio

¡Si te ha gustado la entrada, compártela en redes,
deja un comentario o invítame a un café
para que pueda seguir creando más contenido!

Entradas relacionadas:

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s